Gevatech : Perlas de Opalo | Descalcificador de agua, la cara oculta
15582
post-template-default,single,single-post,postid-15582,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.6.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

Descalcificador de agua, la cara oculta

24 Jun Descalcificador de agua, la cara oculta

El descalcificador de sal tradicional es un sistema antical de tratamiento químico. El procedimiento que emplea para eliminar la cal se basa en el intercambio iónico; es decir, se intercambian iones de calcio y magnesio por iones de sodio. 

A pesar de resolver el problema de la cal a corto plazo, los descalcificadores de sal conllevan nuevos problemas: el sodio liberado es un componente altamente contaminante y perjudicial, tanto para la salud de las personas como para las instalaciones.

Funcionamiento del descalcificador de agua por intercambio iónico

Los descalcificadores tradicionales emplean una resina para realizar el intercambio de iones. Esta resina es un polímero sintético que en este caso se denomina resina catiónica porque está cargada negativamente. De esta forma atrae a los iones positivos, como el calcio y magnesio.

El proceso de un descalcificador de sal consta de dos fases, una de descalcificación y otra de regeneración.

1- Fase de descalcificación

El agua de red pasa por el depósito que contiene la resina. Al entrar en contacto con esta resina cargada de iones de sodio se produce el intercambio calcio/sodio. A continuación, el agua descalcificada y libre de calcio pasa por la instalación y los circuitos de agua fría y agua caliente sanitaria.

calcio_suspenion_agua

Calcio en suspensión en el agua y resinas cargadas de iones de sodio.

– Agua no potable ni apta para el consumo humano

Este proceso supone sin embargo un importante problema para la salud, ya que el agua que proviene de grifos y duchas contiene altos niveles de sodio.

El descalcificador de sal tradicional modifica las características químicas del agua y hace que los niveles de sodio puedan sobrepasar los límites permitidos por la normativa europea y española: 200 mg/litro. Por lo tanto, el agua tratada por los descalcificadores de sal no es potable ni apta para el consumo humano.

El descalcificador de agua libera sodio en la misma proporción que el calcio capturado. Cuanto más dura es el agua, mayor cantidad de sodio se desprende en las instalaciones.

– Corrosión en instalaciones y electrodomésticos

Un agua descalcificada con un alto contenido en sodio favorece la corrosión, que supone un problema para las instalaciones y los electrodomésticos.

Pero además, la corrosión provoca que se liberen metales pesados tóxicos que están presentes en las instalaciones. Algunos como el hierro o el zinc no son perjudiciales en pequeñas cantidades. Sin embargo, otros como el plomo y el mercurio pueden causar enfermedades con el tiempo, al acumularse en organismos vivos.

intercambio_ionico

Intercambio iónico: las resinas intercambian iones de sodio por iones de calcio.

2- Fase de regeneración

Este proceso de regeneración es necesario cuando la resina llega a un punto de saturación y no puede capturar más iones de calcio.

El descalcificador consta también de un depósito que contiene sal disuelta en agua. En este ciclo se hace pasar agua con alto contenido en sodio por el recipiente que contiene la resina. De este modo se produce un intercambio entre los iones de calcio que han quedado adheridos a la resina y los iones de sodio de la sal, regenerando así la resina.

– Sobreconsumo de agua

El principal problema de la regeneración es que supone un mayor consumo de agua. Los descalcificadores de sal necesitan una regeneración periódica de las resinas de intercambio iónico. Pueden llegar a rechazar hasta 200 litros de agua por regeneración. La frecuencia de regeneración puede variar entre 4 y 7 veces por mes. Por esta razón, el consumo y la factura de agua aumentan con el descalcificador de sal.

– Efecto contaminante

Por otra parte, el agua con alto contenido en sodio que se ha empleado para regenerar la resina se evacua por el desagüe, convirtiéndose en una gran fuente de polución. El sodio es un componente muy contaminante y difícil de eliminar.

esquema_descalcificador

Esquema de un descalcificador de sal tradicional con un depósito para la resina y otro para la sal.

Tipos de descalcificadores de sal

Existen dos modelos de descalcificadores de sal:

– Sistema volumétrico: con este sistema la regeneración de la resina se produce cuando un determinado volumen de agua pasa por el descalcificador.

– Sistema temporizador: un descalcificador cronométrico está programado para que la resina se regenere cada cierto tiempo. De este modo la regeneración se producirá con independencia del agua consumida.

Inconvenientes del descalcificador tradicional

– Aporte continuo de sal

El descalcificador de sal tradicional requiere un mantenimiento constante, pues se deben verificar continuamente los niveles de sal y añadir sacos de ésta regularmente. La sal  es necesaria para la regeneración de la resina.

– Riesgo sanitario

Es necesario un mantenimiento exhaustivo para reducir los riesgos bacteriológicos, ya que hay peligro de proliferación de bacterias en ambientes acuosos y a una determinada temperatura.

– Coste elevado de mantenimiento

El coste anual de este mantenimiento es muy alto, puesto que además de la cantidad de sal utilizada hay que tener en cuenta el agua desperdiciada en cada regeneraciónde las resinas de intercambio iónico.

– Agua no apta para el regadío

Un alto contenido en sodio en las aguas destinadas al regadío afecta a la permeabilidad del suelo y puede causar problemas de infiltración. El exceso de sodio provoca también la dispersión y desagregación del suelo.

Normativa relativa al agua potable

La Unión Europea define las normas de calidad básicas del agua destinada al consumo humano (para beber, cocinar, preparar alimentos o para otros usos domésticos), ya sea en su estado original o tratada. Tanto la directiva europea 98/83/CE, como el Real Decreto 140/2003, establecen el límite de sodio en 200 mg/litro  para que el agua sea potable.

decreto_89

En condiciones de agua dura o muy dura es más probable que se supere este nivel máximo en el agua destinada al consumo humano. Esto se debe a que el sodio que liberan las resinas durante la fase de descalcificación se suma al sodio que contiene el agua antes de ser tratada.

La normativa europea 98/83/CE hace también referencia a la instalación de descalcificadores domésticos y establece que en una casa debe dejarse al menos un punto de agua destinado a la alimentación que no provenga del descalcificador.

No Comments

Post A Comment